Fachadas ventiladas de diseño. Soluciones creativas para proyectos singulares.

De todos es sabido que la fachada ventilada aporta ventajas técnicas, estéticas y energéticas en los edificios. El composite de aluminio es actualmente uno de los principales sistemas usados para esta aplicación, debido a su ligereza, inalterabilidad frente a los agentes climáticos, fácil instalación, … De hecho los compuestos elaborados actualmente en Europa bajo las más estrictas normativas de resistencia mecánica, estabilidad dimensional, propiedades ignifugas o durabilidad, confirman su alta implantación y uso.

Además de las anteriores múltiples propiedades anteriores, se añade ahora que con la aplicación en planta de producción especial de las láminas exteriores ‘cool colors’ de skai, con altísimas propiedades de reflexión de la radiación cercana al infrarrojo, se consigue unas reducción de la carga térmica que el panel transmite al edificio. Con esto ampliamos las propiedades de aislamiento térmico de la propia fachada ventilada y aumentamos el ahorro de energía para acondicionar la estancia o edificio.

Las mencionadas laminas exteriores ‘cool colors’ de skai, han sido desarrolladas para el revestimiento de todos los materiales que conforman o se emplean en los cerramientos exteriores: ventanas, puertas, garajes y especialmente las fachadas ventiladas.

Las propiedades de las láminas acrílicas desarrolladas por la empresa Hornschuch, que comercializa mediante la marca skai ‘cool colors’, están garantizadas para exposición exterior y en cualquier ambiente, polución, marino, altitud u orientación del edificio, en lo referente a sus propiedades, estabilidad de color en la escala de grises, etc.

Esta multinacional elabora en Alemania las citadas láminas exteriores, las cuales amparadas por los sellos de calidad más rigurosos en el apartado de resistencia y propiedades, como es la normativa RAL, y certificadas por el laboratorio SKZ, especializado en materiales para exterior. Las láminas ‘cool colors’ están actualmente patentadas y protegidas en cuanto a sus propiedades técnicas.

Además de la durabilidad y reducción térmica citadas, hay que mencionar otra importante ventaja: La versatilidad en formatos que el composite de aluminio nos ofrece. Recordemos que se suelen emplear paneles de hasta 5 m de largo por 1,25 m de ancho, y que es posible elaborar cualquier tipo de pieza, ya que el único límite es la capacidad creativa del arquitecto o proyectista partiendo del formato estándar.

Por otra parte, muy pocos materiales pueden aportar la modulación que ofrece el composite de aluminio, pues también puede ser mecanizado para elaborar elementos con espectaculares formas en 3D, punzonados, taladrados, mecanizados especiales, etc., sin que por ello se vea comprometida la seguridad, propiedades o garantías.

Si a las ventajas citadas le añadimos que podemos combinar más de 65 diseños ‘cool colors’ de skai, entre acabados madera standard, life like, colores sólidos, mates, brillos y acabados metálicos, tenemos como resultado final un compuesto único para la elaboración de fachadas ventiladas, además de ser el único material de acabado que nos da la posibilidad de integrar armónicamente los diferentes elementos de cerramiento de un edificio: fachadas ventiladas, puertas, ventanas, garajes…, tanto para obra nueva, como para reformas o renovación.

Teniendo en cuenta todos los datos anteriormente citados podemos obtener, como resultado final, que el composite de aluminio revestido con las láminas acrílicas ‘cool colors’ de skai es, a día de hoy, uno de los materiales con mayores ventajas técnicas y económicas para la elaboración de cualquier tipo de fachada ventilada.

Arquitectos y proyectistas ya nunca tendrán la necesidad de repetir un formato, diseño, color o forma en cada proyecto.