Novedades en el matizado del aluminio para anodizado: matizado ácido

Por: ÁLVAREZ-SCHAER, S.A.

El proceso industrial de matizado del aluminio tiene como finalidad fundamental conseguir un acabado decorativo mate, además de eliminar o disimular las líneas o vetas procedentes del proceso de extrusión.

Tradicionalmente el proceso de matizado se realiza con sosa caústica, recibiendo el nombre de matizado alcalino. Este proceso implica grandes consumos de sosa caustica, así como la generación de elevadas cantidades de residuos a gestionar.

Actualmente ya es una realidad industrial el cambio hacia el matizado ácido, habiéndose desarrollado unas condiciones operativas que nos permiten conseguir acabados mate directos de un “alto nivel decorativo” para su aplicación en el campo del anodizado.

Entre sus ventajas destacar:

– Mayor eficiencia en la eliminación de las denominadas líneas de extrusión y defectos superficiales. El matizado ácido presenta un mejor efecto nivelador de la superficie.
– Acabados superficiales con menores niveles de brillo a los obtenidos con el matizado alcalino.
– Tasas de ataque al aluminio muy inferiores a las del matizado alcalino, 8-12 g/m2 para el matizado ácido, frente a 80 g/m2 para el matizado alcalino.
– Disminución en el tiempo del proceso: 4-5 minutos, frente a 20 minutos del matizado alcalino.
– Eliminación del “efecto galvanizado” ante una presencia de Zinc acentuada en el metal.
– Menor impacto medioambiental: Se reduce la generación de residuos en un 90%.
– Ahorro Energético : el matizado alcalino trabaja a 60 ºC y el matizado ácido trabaja a 45ºC
– Posibilidad de revalorización o transformación de los lodos en criolita.